La seguridad en la escalada, un factor clave

La escalada clásica es una modalidad que consiste a subir o recorrer paredes de roca, vertientes escarpadas u otros relevos naturales caracterizados por su verticalidad, usando medios de aseguramiento recuperables en casi su totalidad y la posibilidad en su progresión de utilizar medios artificiales.

Además, también hay la modalidad de escalada deportiva, que consiste en subir o recorrer paredes provistas de vías equipadas con seguros colocados de manera fija en la pared para garantizar la seguridad del escalador/a.

Cuando se habla de escalada, ya sea en cualquiera de sus modalidades, el primer concepto que se debe de tener mucho en cuenta es la seguridad. Por regla general, todos los deportes comportan cierto riesgo, pero en el caso de la escalada estos riesgos o peligros son más acentuados.

Hay tres factores principales que pueden potenciar los riesgos en la práctica de la escalada: las condiciones del medio donde se lleve a cabo la práctica deportiva, el estado del material y la actuación del mismo escalador/a. Por este motivo es de vital importancia seguir todas las medidas de seguridad.

El primer punto a tener en cuenta antes de la práctica de este deporte es comprobar en qué estado se encuentran las vías y el entorno del sector donde escalaremos. A causa del aumento de practicantes de este deporte outdoor, nos podemos encontrar que muchos sectores de escalada estén desgastados (mosquetones, elementos aseguradores, etcétera), lo cual nos obliga a hacer una comprobación previa del estado de las vías y del entorno.

El mantenimiento del material de escalada es otro factor importante y siempre tiene que estar en perfectas condiciones para evitar accidentes graves. Por este motivo hay que hacer un mantenimiento periódico de todo el material, tal como lo especifican los mismos fabricantes.

Por último, la actuación del escalador/a acostumbra a ser un punto que no se tiene en consideración. Este punto es crucial, ya que si no se lleva a cabo una buena práctica (como por ejemplo no llevar casco, no revisar los nudos, no colocar bien el material en la vía o no estar atento a la hora de asegurar) se pueden producir accidentes.

En este sentido, es importante fomentar la práctica de deportes al aire libre siempre con responsabilidad y manteniendo las medidas de seguridad adecuadas para cada deporte.

Fuentes: FEEC y FEDME

 

¿Necesitas los servicios de una agencia de comunicación de deportes outdoor? Ponte en contacto con nosotros pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *